Consejos para facilitarte las compras en comercios locales

#ComercioLocalEsVital

¿Cómo encontrar la tienda que necesitas?

1. Compra en las tiendas más próximas: el panadero a la vuelta de la esquina, la peluquería del barrio, el pequeño supermercado en el centro de la ciudad, etc. Al estar bien establecidos en su entorno, los pequeños comerciantes buscan satisfacer las necesidades de sus vecinos escuchándoles y brindándoles un servicio personalizado. De este modo y gracias a la regularidad y el trato con el comerciante, el cliente acaba encontrando el servicio y el producto que desea obtener.

2. Infórmate mediante el boca a boca: el buen boca a boca sigue siendo una poderosa forma de encontrar buenos vendedores y buenos productos. La relación que tenga con nuestras personas más próximas o mejor consideradas le permitirá al comerciante construirse una reputación que será mucho más fuerte que la conseguida por una campaña de marketing y publicidad.

3. Haz una búsqueda digital: El comercio de proximidad está cada vez más presente en el mundo digital y esta es una gran noticia para los consumidores. Hay varias páginas que ayudan a encontrar buenos comercios. Lo más obvio es el uso de Google, que utiliza datos de geolocalización para dar los nombres y direcciones de comerciantes ubicados cerca de la posición del usuario, en respuesta a una solicitud del tipo “Pastelería” o “Zapatero”. Este servicio llamado Google My Business, permite a un comerciante tener fácilmente una presencia digital mínima con cierta información esencial, como el horario de atención, la dirección o el número de teléfono. Obviamente, hay sitios y aplicaciones más especializados que le permitirán encontrar al comerciante adecuado, como la plataforma local Yelp, que recoge los negocios de barrio más cercanos a tu ubicación junto a las opiniones de los consumidores.

Cambia algunos hábitos

1. Equípate con todo lo necesario: Para consumir localmente, es necesario tener los elementos adecuados para transportar lo que hayamos comprado. Para las compras a pie son muy útiles los carritos de la compra, sobre todo si estas tienen un volumen relativamente grande. Si no es así, unas bolsas de mano servirán. Elígelas con asas cómodas, especialmente si tienes que caminar mucho. ¿Viajas en bicicleta? ¿Has pensado en la práctica cesta o bolso para llevar tus compras? También una mochila será suficiente para pequeñas compras. Esta es la oportunidad para invertir en algunas bolsas a granel u otros contenedores adaptados para este uso para avanzar hacia el residuo cero. Por último, ten siempre estas bolsas a mano, esto te facilitará la automatización de estos nuevos hábitos.

2. Organiza tus compras: ¿Estabas acostumbrado a comprar una vez a la semana? Probablemente tendrás que hacer tus compras un poco más seguido yendo a las tiendas de proximidad. Vas a salir ganando en frescura y calidad de producto. Para ganar tiempo, puedes adoptar nuevos hábitos. Por ejemplo, haz el pedido online a tu carnicero durante tu tiempo de descanso en la oficina y encarga a tu hijo mayor que vaya a recoger el pedido cuando salga de la escuela.

3. Ábrete a la conversación y a las nuevas relaciones sociales: No te comportas con tu pequeño comerciante como lo haces en un supermercado. A fuerza de frecuentarlos, conocemos a los vendedores de las tiendas locales y generamos un vínculo que contribuye a crear coherencia social dentro del barrio o la ciudad. Entonces, más que nunca, muestra cortesía y educación. Desarrolla relaciones con el comerciante, y también con otros clientes.

4. Da rienda suelta a tu curiosidad: El comerciante conoce sus productos mejor que nadie porque él es quien los elige, a menudo incluso los fabrica. No dudes en hacer preguntas sobre el origen de los productos, su fabricación, su historia… Muy a menudo el comerciante es un apasionado de lo que vende y estará encantado de darte toda la información sobre sus productos. Es en estos intercambios informales que el profesional puede adaptar su oferta y sus servicios a tus expectativas. No son necesarios los cuestionarios de satisfacción, el contacto directo y espontáneo entre el cliente y el comerciante es un verdadero punto fuerte del comercio local.